lunes, 12 de noviembre de 2007

Si viene alguien del IFE y les dice que me he mudado, tengan por seguro que miente como un bellaco. Sigo viviendo en Calle Melancolía.


Hola a todos.

Este es mi nuevo y primer espacio en esta cochinada llamada red. Espero que lo visiten seguido para que me comenten lo que crean conveniente -y tal vez hasta para que me la mienten por ser tan imbécil, si es necesario.

Trataremos de hacer algo que nos ayude a ser mejores (en algunas cosas, porque en otras no hay como ser peores) sin perder el buen humor. Siempre que el Diablo lo permita, hablaremos de libros, películas, discos, chistes y todo lo chido que hay en este valle de risas llamado Vida.

¿Y qué si el título habla de melancolía? Ésta es sana y muy nuestra, y nos permite las lágrimas sólo como un acto que nos remueva del automatismo; nunca para promover la conmiseración de los demás hacia nosotros.

Sabina, Silvio, Aute, Serrat, (me faltan unos pocos) Juan Rulfo, García Márquez, Sade, Nietzche, Homero, (me faltan unos muchos) mi familia, mis amistades, mis (des) amores, mis revistas y todo aquello que ha hecho de mí lo que soy, estarán presentes en este blog. Sólo harán falta sus comentarios para que valga la pena estar sentado aquí las horas.

¡Bienvenidos!

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. saludos desde la calle melancolia,cerquita del bulevard de los sueños rotos mi hermano.

    ResponderEliminar
  3. FELICIDADES POR TU NUEVO DEPARTAMENTO. PROMETO VISITARTE LO MAS SEGUIDO QUE PUEDA.

    ResponderEliminar
  4. q onda mi hermano q cuentas yo aqui ya vesq somos un pinche par d lokos enamorados mujeriegos y alcoholicos por algo vviva el alcohol las mujeres y el rock sale men t cuidas luego t sigo blogeando bye

    ResponderEliminar
  5. Yo ya te he conocido ahora en esos nuevos multifamiliares que se ven tan lindos por fuera,aunque cabe mencionar que tu apartamento en el Valle de la Alegría no solo es lindo por fuera,si no por dentro!!!

    ResponderEliminar

El único límite para tus comentarios es que se refieran a lo que he puesto en la entrada. En mi dirección de correo electrónico recibo tus opiniones sobre asuntos distintos a los de este blog.
Tlasokamate.