domingo, 3 de febrero de 2008

DE VIOLENCIA Y OTROS CUENTOS


El 16 de mayo de 2006 se cumplieron 20 años de que en Sevilla, España se firmó y dio a conocer la Declaración sobre la Violencia; habría que recordar que 1986 fue conocido como el Año Internacional de la Paz (por lo que se ve, no han traducido aún esa declaración al inglés ni la han enviado a los belicosos Bush). No es que tenga buena memoria, supe de ello al leer El cuento de la violencia, de Santiago Genovés, publicado por la SEP en 1999, libro que se puede encontrar en cualquier biblioteca escolar o pública

A lo largo de su ensayo (lo de “cuento” es pura ironía), el autor nos lleva a la conclusión de que no hay justificación en la naturaleza para que el ser humano sea violento, aunque por años se haya creído así. La respuesta, dice, está en la cultura; la cultura de la guerra, la cultura del poder, la cultura de la violencia generalizada e institucionalizada. Genovés apoya su tesis en que “la más sencilla de dos explicaciones es la que debemos preferir”, ya que ésta tiende a ser la correcta, tal como sentencia la Navaja de Ockham, y en los contundentes versos de Emilio Prados:


No es lo que está roto, no,
el agua que el vaso tiene,
lo que está roto es el vaso
y el agua al suelo se vierte.



Si se han repasado las ideas del Marqués de Sade o Friedrich Nietzsche, por ejemplo, éste es un buen libro para confrontarlas o, mejor aun, comprenderlas; si no, de cualquier forma vale la pena leerlo.