viernes, 25 de abril de 2008

Y... ¿por qué?

Xquenda es una niña en la edad de los "¿Por qué?". Hoy, a través de su madre -mi amiga Leti, la Ceramista Mariposa-, conocí su pregunta más reciente, misma que da título a lo que escribí después. Me ha regalado, con su "¿por qué?", sonrisas de verdad. No podía hacer menos que devolverle el regalo, que al principio iban a ser unas greguerías.
_____________________________________________________
Mamblik ¿por qué a la tristezada no le gusta la alegría?
(Posibles respuestas a Xquenda, la Gran Alma, en capullo, de la Ceramista Mariposa)

¿Será porque
las tristez hadaz prefieren
regalar la alegría
y no quedársela?

¿Será porque
la tristezada prefiere
ser pareja de alguien (algo)
del sexo complementario,
como, por ejemplo… El humor?

¿Será porque
(noyoloikni* Nacho me lo dijo)
la alegría te nubla la vista
y la tristezada prefiere
ayudarte a meditar?

¿Será porque
la tristezada juzga
a la alegría
sin conocerla a fondo?
¿O porque
podría plantear
esta misma pregunta
pero al revés?

Pero el niño (y la niña)
que forma lo que soy
me dijo -apenas hoy-
que la tristezada
no quiere a la alegría
tan sólo “porque es alegría”.

Tequila, Ver. Abril 25 de 2008.

*Noyoloikni
No = Prefijo que indica posesión de la primera persona del singular: mi.
Yolotl = Corazón.
Ikni = Hermano.

1 comentario:

  1. Dice, Eliz, su madrina de la Selva: 'Bueno mi querida Xquenda, a la tristeza le gusta la alegría por que le dá esperanza de volver a sonreir otra vez...La Alegría le agradece a la tristeza, pues sin sentir dolor no llegaríamos a ser los sabios de corazón que es nuestra herencia y derecho. Son hermanas, poderes del corazón, y así....el amor.

    ResponderEliminar

El único límite para tus comentarios es que se refieran a lo que he puesto en la entrada. En mi dirección de correo electrónico recibo tus opiniones sobre asuntos distintos a los de este blog.
Tlasokamate.