martes, 13 de mayo de 2008

UN SONETO MÁS

La llamada Teoría del caos afirma que la más pequeña variación en las condiciones iniciales de un suceso pueden derivar en resultados tan distintos entre sí. A esta conclusión llegó el matemático Edward Lorenz en 1963 cuando aplicó su disciplina en la predicción del tiempo atmosférico. "El aleteo de una mariposa en Yosondúa, Oaxaca puede desatar una tormenta tropical en San José, California". (Perdón por el ejemplo pero he visto que cada cual menciona los lugares que mejor le parecen, así que me tomé la libertad).
Bueno, pues de esta manera nació el concepto de Efecto mariposa, aunque en Wikipedia dicen que se inspiró en el proverbio chino que dice: "El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo". Como sea, se oye más poético que científico y es aplicable en todos los aspectos de nuestra vida.
Jejé. Tanta explicación tan sólo porque incluí el concepto en mi más reciente soneto y no lo vieran tan raro. Disculpen mi solemnidad. Voy amordazando la tristeza por un rato.
________________________________________
Me he puesto a caminar por Orizaba,
mirando su aire turbio frente a frente,
danzando… tropezando con la gente
-extraños de banqueta que extrañaba.

No es aquel Madrid del que platica
Joaquín ni el Buenos Aires de mil tangos;
jamás la flor del caos de los chilangos,
y nunca el verde mar de Zongolica.

Pero es la Pluviosilla generosa,
discordia, capital de un micromundo,
nostalgia, dulce y sal, entre otras cosas.

Y a veces aletea por un segundo
el humo de un efecto mariposa
y soy en estas calles vagabundo.

Mayo 13 de 2008.

2 comentarios:

  1. No tengo palabras hermano...

    Sin duda un gran escrito...

    El buenos aires de mil tangos... Joaquin...

    que manera de conjugar tanto con la soledad del efecto mariposa..

    Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Vuelve el murciélago a cantar, pintando letras como Pollock, haciendo de la pantalla una escultura móvil como Rauschenberg, meneando el té de los decires -como el tío Serafín, remedio ancestral preparado con mezcal -nomás tantito, aire de madrugada, piedra blanca, hojas de ruda, saliva y flor de aceitillo.
    Efecto murciélago, suricata, caracol o cualquier otro bicho que haya sido desde el vientre hábil, juguetón, cocinero y brujo. Naanlila

    ResponderEliminar

El único límite para tus comentarios es que se refieran a lo que he puesto en la entrada. En mi dirección de correo electrónico recibo tus opiniones sobre asuntos distintos a los de este blog.
Tlasokamate.