miércoles, 26 de diciembre de 2012

Eso que llaman navidad.


Rescaté este texto de hace exactamente nueve años. Con las sacudidas se le cayeron unas palabras mal puestas y tuve que repararlo. Quería publicarlo el 22 de diciembre y no me dio tiempo, pero nunca es tarde.

Es verdad.
El invierno nos arropa
con su aliento de frío anticipado.
Y deambulan por la noche
bufandas, guantes y abrigos
en los cuerpos de unos cuantos.

Es verdad.
La gente construye estrellas,
parpadeantes y pequeñas,
con las luces de sus casas.
Mientras los niños ofrecen,
de puerta en puerta y por un peso,
sus naranjas y limas
en ramas de un árbol cualquiera.

Es verdad.
La navidad inmigrante
se acomoda en los semblantes,
en las bufandas y amigos,
en las naranjas y rimas,
 en las estrellas… contigo.

22 de diciembre de 2003 - 22 de diciembre de 2012.

1 comentario:

  1. Inspirado estuviste, ja,ja. Si mucho de eso viene con la navidad. Un saludo y sigue publicando.

    ResponderEliminar

El único límite para tus comentarios es que se refieran a lo que he puesto en la entrada. En mi dirección de correo electrónico recibo tus opiniones sobre asuntos distintos a los de este blog.
Tlasokamate.